PRINCESA DE PIES A CABEZA CON LA TECNOLOGÍA DE RADIOFRECUENCIA

Princesa de pies a cabeza con la tecnología de radiofrecuencia

A las mujeres nos encanta lucir jóvenes y bellas, el aspecto de nuestra piel es una de las partes que más nos llega a preocupar, odiamos la piel de naranja, las estrías, las arrugas y todo aquello que nos hace sentir inseguras.

Gracias a la tecnología hoy en día existen tratamientos que pueden ayudarnos a contrarrestar y prevenir estos cambios en la piel. La radiofrecuencia es un tratamiento, facial y corporal que trabaja contrayendo la piel y por lo tanto ayuda y mejora la flacidez del tejido causada por la edad, los embarazos, o por la pérdida o ganancia repentina de peso.

¿Cómo funciona la radiofrecuencia? Produce un calentamiento gradual sobre la piel, que actúa sobre las fibras existentes de colágeno, fortaleciéndose y produciendo en la piel un efecto llamada colagenosis que no es más que la formación de nuevo colágeno, lo cual crea una contracción en la piel reduciendo así la flacidez.

Pero ¿en qué zonas se puede aplicar el tratamiento de radiofrecuencia? Puede realizarse en cara, brazos, abdomen, glúteos y piernas, hay que resaltar que uno de las maravillas de la radiofrecuencia es que el resultado es evidente desde la primera sesión.

Los beneficios que nos brinda la radiofrecuencia son los siguientes:

  • Reestructuración y formación de nuevo colágeno: El colágeno se forma y se reestructura de manera gradual, retrae el colágeno viejo provocando que el tejido adquiera elasticidad y firmeza.
  • Drenaje linfático: Con el drenaje disminuye las toxinas que habitan en el tejido que sufre la celulitis.
  • Favorece la circulación sanguínea: Las ondas electromagnéticas emitidas con el tratamiento de radiofrecuencia, hacen que aumente la circulación en la zona tratada.
  • Migración de fibroblastos: Los fibro… qué? Los fibroblastos son células responsables de segregar las fibras de elastina y colágeno, esto refuerza la estructura del colágeno.

¿Cuántas sesiones se necesitan? no hay un número definido ya que depende de la piel, la necesidad y la respuesta individual de cada paciente.

Por último recuerda que la radiofrecuencia no sólo te ayuda a minimizar los cambios que se generan en la piel, sino que también puedes usarlo de manera preventiva, recuerda siempre que ¡más vale prevenir que lamentar!