¿CÓMO PAGAR TU CIRUGÍA PLÁSTICA?

CÓMO PAGAR TU CIRUGÍA PLÁSTICA

Si has decidido llevar a cabo una cirugía plástica para perfeccionar tu apariencia o incluso tu salud, probablemente tengas muchas preguntas acerca de los costos. No es un secreto que la cirugía plástica puede ser costosa. Sin embargo, muchas personas están dispuestas a cubrir los costos necesarios. Con eso dicho, ¿sabes cómo hacerlo? ¿sabes si puedes hacerlo?

Antes de tomar una decisión, vas a querer hacer un poco de investigación primero. Esto te puede ayudar a determinar el costo total de la cirugía. Con una búsqueda rápida en internet puedes darte una idea de los precios de procedimientos comunes como un lifting facial o una liposucción. También puedes consultar con cirujanos o clínicas locales e incluso programar una cita o valoración ya que recuerda que todas las personas necesitan de procedimientos diferentes y por lo tanto el precio de la cirugía varía.

Otra cosa que debes considerar es si cuentas con seguro médico y la cobertura del mismo. Muchas veces las cirugías plásticas no son cubiertas por un seguro tradicional pero no está de más investigar. ¿Por qué? Puede haber algunas excepciones: algunas aseguradoras cubren el costo de una reducción mamaria o la eliminación de lunares, por ejemplo.

Si no cuentas con un seguro médico, serás responsable de la cobertura total del procedimiento. La mejor opción es ahorrar si es que no cuentas con el dinero en el momento. Aunque te tomará cierto tiempo, puedes reservar una cantidad por semana o por mes hasta que puedas cubrir el costo de la cirugía.

Además de un plan de ahorro, también puedes investigar sobre planes de pago adecuados a tus necesidades, como lo son los meses sin intereses que ofrecen las clínicas. Aunque es importante poder costear en su totalidad el procedimiento, también lo es el hecho de no elegir un cirujano o clínica solamente por lo accesible que pueda llegar a ser.

Ahora que conoces algunas maneras para pagar tu cirugía plástica, ya estás más cerca de tomar una buena decisión. Como último recordatorio, si no estás en posibilidades de costear una cirugía, investiga acerca de planes de pago accesibles para ti, pero asegúrate de elegir una opción que resulte en pacientes felices con resultados favorables.