CREMAS FACIALES

El paso del tiempo, las condiciones climáticas y aún los factores hereditarios deterioran constantemente la piel, produciendo manchas, irregularidades, resequedad, cicatrices de acné, cutis graso, etc. Sin embargo, este deterioro no es irremediable. Su piel puede mejorar notablemente por medio de un tratamiento completo a base de cremas.

 

Por más de 12 años, este tratamiento de tres cremas elaboradas con productos de probada efectividad, como el tretinoin, hidroquinona, vitamina C y filtros solares,

 

entre otros, ha ayudado a eliminar la apariencia de piel avejentada, reseca y manchada, recuperando su textura, flexibilidad e hidratación.

 

Este tratamiento elimina las manchas de sol y grasa excedente, disminuye las cicatrices del acné, hidrata y le devuelve a la piel su apariencia juvenil, tersa y radiante. Puede utilizarse como procedimiento único, o como mantenimiento para extender la duración de otros que se hayan realizado previamente.

 

Durante el tratamiento es importante no exponerse a la luz solar, aunque la paciente puede realizar sus actividades cotidianas sin problema. Los cambios de su piel serán perceptibles desde los primeros días, pero para disfrutar su nueva apariencia, deberá esperar al término del proceso.

 

Al inicio notará los efectos comunes en una dermoabrasión: enrojecimiento, descamación, resequedad, ardor moderado, etc. Estas molestias van desapareciendo en pocas semanas, hasta quedar la piel más sana y juvenil.