CIRUGÍA PLÁSTICA Y PÉRDIDA DE PESO

Cirugía Plástica y Pérdida de Peso

¿Estás buscando perder peso? Si es así, es posible que también necesites un poco de ayuda. La cirugía plástica a menudo se realiza para mejorar la apariencia física de una persona, pero hay ciertas situaciones en las también podría salvar la vida. Estas situaciones a menudo involucran a las personas con sobrepeso.

Uno de los procedimientos cosméticos más buscados que se realizan es el de la liposucción. Está diseñada para eliminar el exceso de grasa del cuerpo. A menudo, las áreas específicas con “problemas” son el objetivo. Las áreas comunes tanto en hombres como en mujeres incluyen brazos, los muslos y el área abdominal.

Si estás interesado en someterte a una liposucción, es importante saber que no necesariamente puedes hacerlo. Los cirujanos plásticos de calidad, es decir, los que querrás que te operen, tienen estándares estrictos y calificaciones para los candidatos y típicamente incluyen: contar con dieciocho años, tener buena salud, que tengan el deseo de perder peso (la buena salud y el deseo de mantenerse en un camino saludable, es importante para que no surjan complicaciones).

Desafortunadamente, aquellos que padecen obesidad, no siempre son buenos candidatos para la liposucción. Esto se debe a que el problema del sobre peso se origina en la mayoría de las veces por malos hábitos de alimentación. sólo se puede eliminar una pequeña cantidad de grasa al mismo tiempo (existe el riesgo de que después de la operación el cuerpo vuelva a acumular grasa y se deforme). Además, aquellos que son obesos probablemente tengan diabetes, presión arterial alta y problemas cardíacos. Todo esto aumenta las complicaciones.

Si padeces obesidad, hay buenas nuevas: puedes ser candidato para una cirugía de derivación gástrica u otro procedimiento similar, como Lapband. Tu médico de atención primaria puede ayudarte a determinar para qué cirugía eres mejor candidato.

Además de ayudar con la pérdida de peso, la cirugía estética también se utiliza para ayudar a aquellos que han perdido una cantidad significativa de peso. Si tuviste una gran pérdida de peso (como 100 libras o más), es probable que cuentes con una gran cantidad de exceso de piel colgando. Esto puede hacerte sentir poco atractivo y temeroso. Sin embargo, es irónico cuando esto sucede, ya que una de tus metas de pérdida de peso era verte bien.

La cirugía estética, como se indicó anteriormente, puede brindarte asistencia. Puedes recibir un levantamiento completo del cuerpo (Lipectomia) y aunque hay una serie de efectos secundarios (incluyendo dolor y malestar) es probable que estés satisfecho con los resultados.

Como recordatorio, no todos son candidatos perfectos para la cirugía estética. Lo primero que debes hacer es buscar y elegir un cirujano plástico o un centro de cirugía en su área. A continuación, puedes programar una cita de consulta, en la que se te explicará el procedimiento y el cirujano te ayudará a decidir si la cirugía estética es la mejor opción para ti.

Antes de proceder es importante examinar el costo. Si no cuentas con seguro de salud, deberás pagar los costos totales de tu cirugía. Incluso si estás asegurado, hay casos en los que puedes ser responsable del costo. La mayoría de los procedimientos cosméticos, como la liposucción y la eliminación del exceso de piel, no están cubiertos. Dicho esto, la cirugía de derivación gástrica y otros procedimientos similares hacen más que “mejorar la apariencia física”, ya que pueden salvarte la vida.