LIFTING FACIAL

La cara y cuello, así como todo el cuerpo, es víctima del paso del tiempo y la fuerza de gravedad. Con el tiempo el envejecimiento llega a todos los seres humanos, el estrés, los rayos solares, la pérdida de colágeno entre otras cosas provocan surcos y pliegues que hacen que el rostro y cuello pierdan definición. La palabra Lifting quiere decir “levantamiento” en inglés, pero este procedimiento no se basa en levantar la cara, es más adecuado decir que le hace un estiramiento.

 

Cuando se hace el levantamiento facial, se actúa sólo en las regiones que lo ameriten. Por ejemplo, se pueden corregir solamente cejas y párpados, o mejillas y cuello, o nariz sola, etc. En todo caso se efectuará una evaluación del paciente, para determinar cuáles zonas requieren atención.

 

El recorte de piel y el reposicionamiento de los músculos de la cara se realizan a través de pequeñas incisiones. Cuando se hace cirugía de cuello y mejillas, estas incisiones se realizan en los límites de la oreja con la mejilla, o bajo el cabello, para disimularlas. Cuando la cirugía es de párpados y ceja, las incisiones se hacen en los pliegues de éstos, para hacerlas mínimamente visibles.

 

Durante la primera semana el paciente notará la cara hinchada y dolor moderado, que disminuirán progresivamente. Los resultados finales podrá apreciarlos en un periodo de entre uno y tres meses.

 

El Lifting facial se hace con anestesia local y sedación. Es recomendable permanecer una noche en las instalaciones de Clínica Sashida y darse de alta al día siguiente.

 

Esta cirugía plástica requiere análisis preoperatorios y la elaboración de un historial clínico, para identificar padecimientos o alergias.

 

Se recomienda al paciente suspender hábitos como: tratamientos naturistas, consumo de cigarro, aspirinas, antidepresivos, vitamina E, Gingko biloba, etc… Algunos de sus componentes pueden interferir con la anestesia, complicar la cirugía y la buena evolución del procedimiento.