AUMENTO DE PIERNAS

No todas las partes del cuerpo humano se desarrollan satisfactoriamente de igual manera. Algunas personas sufren por el poco desarrollo de sus mamas, otras por los glúteos, unas más por las pantorrillas y existen casos en los que el ejercicio no logra que las piernas no alcancen el tamaño deseado.

 

Es un tratamiento diseñado para personas sanas, de preferencia delgadas que requieran mejorar la figura de sus piernas, dándoles un aspecto más estético.

El aumento de la proporción interna de las piernas es un procedimiento que ha evolucionado casi al mismo tiempo con el aumento mamario, ya que el implante que se aplica es del mismo material ( gel de silicón cohesivo) con una forma alargada para simular al músculo gemelo interno, siendo por lo tanto un procedimiento seguro y relativamente con pocas molestias.

 

Desde la primera consulta se puede predecir y valorar el cambio deseado por medio de pruebas o simulaciones de cómo pudiera quedar su pierna.

 

La vía de entrada de la prótesis es por el pliegue posterior de la rodilla, donde se hace una incisión pequeña, permitiendo que se confunda con dicho pliegue.

Las prótesis de gel de silicón cohesivo en la actualidad se han perfeccionado de tal manera que se puede decir que tienen una resistencia y duración de por vida.

 

El procedimiento se realiza con anestesia local y sedación, también se puede realizar con anestesia general y le permite al paciente ir a su casa después de pocas horas de terminada la cirugía.

 

Debe tomar en cuenta que la recuperación es muy tranquila, se recomienda la primera semana no hacer esfuerzos y mantener movimientos corporales lentos.

 

No debe de preocuparse por el volumen durante el primer mes, ya que estará inflamada y con forme pase el primer mes tomará su forma estética final.

 

Esta cirugía plástica requiere análisis preoperatorios y la elaboración de un historial clínico, para identificar padecimientos o alergias.

 

Se recomienda al paciente suspender hábitos como: tratamientos naturistas, consumo de cigarro, aspirinas, antidepresivos, vitamina E, Gingko biloba, etc… Algunos de sus componentes pueden interferir con la anestesia, complicar la cirugía y la buena evolución del procedimiento.