LIPOSUCCIÓN

Existen regiones corporales donde persisten cúmulos grasos que NO ceden a una buena alimentación ni ejercicio físico. Éstos, regularmente se encuentran en áreas como cadera, muslos, brazos, abdomen, espalda, axila y papada. Para todos estos cúmulos grasos, se creó la Liposucción, también conocido como Lipoplastia o Lipo.

 

Es un procedimiento para afinar o remodelar las zonas donde se acumula más grasa y corregir lo que al ejercicio le ha sido imposible lograr. Consiste en remover el exceso de tejido adiposo (grasa), dándole una nueva forma al contorno corporal y creando un aspecto más saludable.

 

El candidato ideal para la liposucción, es aquella persona que no ha podido eliminar la grasa de algunas zonas ni con dieta ni ejercicio. El paciente debe de estar preparado física y psicológicamente para mantener buenos hábitos alimenticios y realizar ejercicio posterior a la cirugía.

 

La cirugía varía entre una y 5 horas, dependiendo del área a tratar. Para áreas pequeñas se suele utilizar anestesia local, sin embargo, para otros procedimientos se utiliza la anestesia general.

 

El cirujano realiza una incisión pequeña de aprox. 5cm de diámetro en el área donde será removida la grasa. La incisión será utilizada para introducir una cánula de succión que llega a las capas inferiores de la grasa. Con movimientos hacia atrás y hacia delante, el cirujano remueve la grasa mediante un dispositivo médico que se conecta a la cánula.

 

El paciente permanecerá una noche dentro de la Clínica Sashida para su constante vigilancia y podrá regresar a sus actividades diarias de una a dos semanas. Se deben evitar realizar esfuerzos y el mayor reposo posible para evitar inflamaciones no deseadas.

 

Es posible que experimente algo de dolor, inflamación y hematomas o moretes luego del procedimiento de liposucción. El gran éxito de la recuperación y sus resultados, dependerá mucho del uso de prendas compresivas (fajas) por un lapso de alrededor de cuatro a seis semanas. Éstas mantendrán unidos los tejidos, mientras le proporciona comodidad y sostén en el transcurso de la cicatrización; controlan la hinchazón evitando que se acumule líquido en el área de tratamiento; y también ayudan a que la piel se moldee a los nuevos contornos corporales.

 

Se notará el progreso mientras la inflamación se va disminuyendo y puede durar hasta 3 meses para visualizar los resultados finales.

 

La liposucción no evita el aumento de peso. Para mantener su figura es importante seguir una dieta sana y una rutina de ejercicio.