NARIZ

La nariz es uno de los rasgos más característicos de un ser humano, llegando a ser valorado como rasgo importante a la hora de definir la belleza. Se tiene registros de operaciones de nariz o Rinoplastia desde el año 2500 a.C. en Egipto y la India ya que este órgano respiratorio. Desde la década de 1980 las técnicas de rinoplastia han evolucionado exponencialmente hasta llegar a las cirugías de corta estancia que se realizan en estos tiempos.

 

Esta cirugía modifica la forma de la nariz para mejorar su armonía con el rostro y hacerla más estética. La idea es que se vea natural y bonita, evitando una apariencia artificial y ostensiblemente operada. En general, la operación de nariz hace que resalte más la belleza de la cara, mejillas, ojos, cejas y labios.

 

Una gran ventaja de esta cirugía, consiste en que desde la primera consulta es posible predecir y valorar el cambio deseado, haciendo una simulación virtual por computadora. Así el paciente puede apreciar, en forma bastante precisa, el resultado que se obtendrá con la operación.

 

La edad recomendada para realizar la Rinoplastía es a partir de los 14 años, cuando la estructura ósea del rostro ha dejado de crecer. Sólo en caso de traumatismos severos se efectúa antes de tal edad. Toda persona es candidata a la cirugía, salvo en caso de existir alguna contraindicación médica.

 

Ésta es una cirugía ambulatoria, realizada con anestesia local y sedación, por lo que el paciente puede ir a casa pocas horas después de llevarse a cabo el procedimiento quirúrgico nasal.

 

 

Actualmente, la Rinoplastia es una cirugía sin dolor y con mínimas molestias post quirúrgicas, la cual se realiza sin taponamientos. También se puede corregir, junto con la estética, problemas funcionales.

 

Durante los días posteriores a la cirugía, la nariz puede apreciarse hinchada y requiere ser cubierta con telas de micropore, pero a la semana el paciente estará listo para acudir a la escuela o labores de trabajo que no impliquen esfuerzo físico ni exposición a los rayos del sol. Transcurrido un mes, su nariz llegará a su forma final.

 

Esta cirugía plástica requiere análisis preoperatorios y la elaboración de un historial clínico, para identificar padecimientos o alergias.

 

Se recomienda al paciente suspender hábitos como: tratamientos naturistas, consumo de cigarro, aspirinas, antidepresivos, vitamina E, Gingko biloba, etc… Algunos de sus componentes pueden interferir con la anestesia, complicar la cirugía y la buena evolución del procedimiento.