LIPOESCULTURA

No existe prótesis tan natural y biocompatible que el cuerpo del mismo paciente. La Lipoescultura se posiciona en los primeros lugares de procedimientos de cirugía plástica alrededor del mundo. Se utiliza para mejorar mejillas, cuello, talla corporal, quitar chaparreras y aumentar o moldear glúteos y piernas.

 

La lipoescultura consiste en reubicar la grasa corporal que existe en zonas que no se desea para eliminarla o aplicar donde haga falta. Un ejemplo claro es extraer grasa del talle y aplicarla en los glúteos para aumentar su volumen o darles una forma más estética.

 

Esta cirugía se realiza a través de pequeños orificios en la piel, a través de los que se aplican soluciones especiales para disminuir el sangrado y facilitar la extracción del tejido graso. Para lograrlo se utiliza tecnología de punta, como micro motores que se mueven a gran velocidad para remover y extraer con rapidez la grasa, al mismo tiempo disminuyen lesiones a los tejidos.

 

El procedimiento se aplica con sedación y anestesia local. Cuando la Lipoescultura se hace en zonas pequeñas, la paciente puede volver de inmediato a su hogar. Cuando realiza en zonas más amplias, es preferible que repose en la Clínica Sashida por una noche y se le da de alta a la mañana siguiente.

 

Durante las primeras semanas notará un ligero aumento de volumen y dolor moderado, los cuales disminuirán progresivamente. Al mes podrá apreciar de manera definitiva el cambio estético en su figura corporal.

 

Esta cirugía plástica requiere análisis preoperatorios y la elaboración de un historial clínico, para identificar padecimientos o alergias.

 

Se recomienda al paciente suspender hábitos como: tratamientos naturistas, consumo de cigarro, aspirinas, antidepresivos, vitamina E, Gingko biloba, etc… Algunos de sus componentes pueden interferir con la anestesia, complicar la cirugía y la buena evolución del procedimiento.