LIFTING FACIAL SIN CIRUGÍA

La cara y cuello, así como todo el cuerpo, es víctima del paso del tiempo y la fuerza de gravedad. Con el tiempo el envejecimiento llega a todos los seres humanos, el estrés, los rayos solares, la pérdida de colágeno entre otras cosas provocan surcos y pliegues que hacen que el rostro y cuello pierdan definición. La palabra Lifting quiere decir “levantamiento” en inglés, pero este procedimiento no se basa en levantar la cara, es más adecuado decir que le hace un estiramiento.

 

Los grandes avances tecnológicos de la época en la que vivimos pueden lograr realizar un Lifting facial SIN cirugía.

 

Cuando se hace el levantamiento facial, se actúa sólo en las regiones que lo ameriten. Por ejemplo, se pueden corregir cejas, párpados, mejillas, papada y cuello. En todo caso se efectuará una evaluación del paciente, para determinar cuáles zonas requieren atención.

 

El dispositivo médico Ulthera, utiliza tecnología que actúa desde adentro hacia afuera de los tejidos, utiliza el ultrasonido como método para focalizar el disparo de la onda y llegar a la capa dérmica más profunda, sino también en la capa muscular. Lograr ver dentro de la piel con el ultrasonido le otorga al dispositivo una precisión más puntual para tratar la flacidez facial.

 

En algunos sentidos, es similar a la ecografía obstétrica que suelen realizarse durante el embarazo.

 

Una pieza de mano se coloca sobre la piel y la imagen que genera el ultrasonido del tejido subcutáneo se proyecta en una pantalla. Esto permite al profesional “ver” dónde tratará la dermis.

 

El procedimiento para flacidez facial tiene duración alrededor de 60 minutos. Actúa solamente en la capa más profunda de la piel, no requiere un tiempo de recuperación y el paciente puede seguir sus actividades diarias. Puede ser realizado en todos los tipos de piel y es posible notar los resultados alrededor de 15 días después del procedimiento.